Falsos mitos sobre la grasa

En el pasado, estos organismos habían identificado previamente a las grasas como el enemigo de la salud pública #1, pero esta indización ha cesado. ¿Por qué? ¿Por qué? Porque las investigaciones sugieren que las dietas ricas en grasa, como la dieta mediterránea tradicional, son mejores para su salud que las dietas bajas en grasa.

Falsos mitos sobre la grasa

Como resultado, se recomienda que las calorías de las grasas representen aproximadamente el 35% de la ingesta diaria total de calorías. Esto no significa que ahora tengamos luz verde para la mantequilla y las salchichas! Se debe dar prioridad a las grasas buenas, como las monoinsaturadas y poliinsaturadas.

La grasa no cuenta para la formación de músculos

La investigación sugiere que las dietas que contienen grasas “buenas” pueden ayudar a ahorrar glucógeno muscular y retrasar la aparición del agotamiento muscular. Las grasas mono y poliinsaturadas también ayudan a limitar la inflamación muscular, lo que puede tener un efecto positivo en la recuperación muscular posterior al esfuerzo.

Omega 3, las principales grasas del cerebro y del sistema nervioso, son responsables de la transmisión de las señales nerviosas y de la comunicación entre las células cerebrales. Sin estos ácidos grasos, usted puede carecer de agudeza mental o concentración y no tener ganas de entrenar.

No puedo saber la cantidad de ácidos grasos trans en los alimentos

El 80% de los ácidos grasos trans en nuestra dieta se derivan de productos procesados, principalmente snack y postres. Afortunadamente, los fabricantes han cambiado sus técnicas de procesamiento para mantener la cantidad de estos ácidos grasos lo más baja posible.

Busque “grasas hidrogenadas” en la etiqueta. Para averiguar si un alimento contiene ácidos grasos trans, hazlo tú mismo: añade los gramos de grasas mono y poliinsaturadas que aparecen en el envase del producto.

Si la cifra resultante es inferior a este total, indica que el resto son ácidos grasos trans.

Las grasas dietéticas no sólo se encuentran en los aceites y la mantequilla

Las grasas como la mantequilla y la margarina no son las principales fuentes de grasa en la dieta de la mayoría de las personas. De los 76 gramos (en promedio) de grasa que comemos todos los días, el 30% proviene de carne, pescado y aves de corral; el 28% proviene de cereales y alimentos a base de cereales y el 13% de productos lácteos.

Sorprendentemente, en el individuo medio, las grasas y los aceites representan sólo el 10% de la ingesta diaria de grasas.

Todas las grasas saturadas son malas

Todos necesitamos consumir una cierta cantidad de grasas saturadas para asegurar la producción de hormonas y testosterona en particular. Esta es una de las estrategias nutricionales mencionadas en nuestro artículo aumentar la testosterona. Los estudios muestran que los individuos que consumen más grasas saturadas (hasta cierto punto) tienden a tener altos niveles de testosterona.

Un tipo de grasa saturada (triglicéridos de cadena media) es particularmente bueno para el cuerpo. Estos CTDs están presentes en el aceite de coco, aceite de palmiste y mantequilla. Algunos fabricantes de suplementos venden aceite TDM o lo añaden a su proteína en polvo.

Aceite de coco

Los MCTs son triglicéridos saturados con ácidos grasos más cortos que los triglicéridos de cadena larga: esta propiedad es probable que promueva la absorción muscular y disminuya el tejido graso. Por lo tanto, los MCTs tienen sólo 8 calorías por gramo en comparación con aproximadamente 9 kcal/g para la mayoría de las grasas dietéticas.

Sin embargo, la principal ventaja de las MTC es su modo de metabolismo: a diferencia de los lípidos ordinarios que se almacenan en el cuerpo, las MTC se utilizan preferentemente con fines energéticos.

Una vez que se descomponen para ser usados como combustible, forman sustancias llamadas cetonas que previenen la ruptura muscular y pueden aumentar la hipertrofia.

También se ha demostrado que los MCT aceleran el metabolismo y promueven la oxigenación de los depósitos de grasa en la producción de energía. Algunos estudios incluso sugieren que la suplementación con MTC aumenta el uso de proteínas por parte del cuerpo, lo que puede llevar a un mejor desarrollo muscular.

Aún mejor, un trabajo muy reciente ha demostrado que los MCT pueden fortalecer el sistema inmunológico. Recuerde agregar de 1 a 2 cucharadas soperas de aceite de coco a sus comidas, de 1 a 2 veces al día.